viernes, 23 de enero de 2009

La Capa negra del enemigo del bosque

La Capa negra del enemigo del bosque

Este caluroso verano hubo un gran incendio en los Pinares de Zuera… el desagradable olor de su combustión asaltó por completo a nuestra ciudad y una profunda tristeza invadió mi ser…
Hoy, después de unos meses de esa catástrofe, todavía se aprecia el daño y la muerte…





Los árboles se han convertido en esqueletos desnudos… el negro se ha apoderado de todo el paisaje… no se oye nada, no hay alegría, ni armonía… todo esta muerto.




Son imágenes muy tristes… el fuego se ha llevado la vida…





El contraste del negro con el blanco, todavía convierte el escenario en un lugar más funesto y desolado…


Pero hay que luchar por seguir viviendo… y mantener la alegría del bosque… no hay que perder la esperanza… como estos primeros brotes… que dan una pizca de alegría al corazón…




Pronto os contaré las batallas de nieve que tuvieron lugar en estos lares…


¡¡Hasta prontoo!!



PD1: Muchas gracias por visitarme y comentarme, vosotros dais vida a este blog… os merecéis un regalo, así que a partir de ahora entregaré un premio al mejor comentarista (realizado por Fair Lady, gracias por permitirme su uso, linda :))… lo publicaré al final de cada post, cuando haya publicado el siguiente. ¡¡SUERTE!!





Comentarista ganador del post anterior:

Gracias por vuestra agradable visita, me encantan vuestras simpáticas, dulces y cariñosas palabras…
Esta vez el premio es para mí amigo bloggero Ralph. Gracias por tu agradable comentario.
Aquí tenéis su comentario, espero que os guste:



“Te tengo que felicitar, te ha quedado un post muy completo, la verdad que da gusto leer los poemas que complementan las bonitas imágenes, a mí la que más me ha gustado es en la que estás tú y a tu espalda un paisaje de montañas y un cielo gris. Saludos. Ralph.”



7 comentarios:

José GDF dijo...

Esta entrada me ha recordado mis días de voluntario forestal. Sólo una vez tuve ocasión de ver fuego, y aunque sólo eran unos matojos y el fuego era controlado, la verdad es que esas enormes llamas imponen...

Y como resultado, un paisaje desolador como el que nos muestras. Tardará unos cuantos años en recuperarse, pero la naturaleza es fuerte y lo conseguirá.

Ahí tienes esos brotes como prueba.

Hasta pronto, amiga ;-)

Marciano dijo...

Es una metafora; el fuego quema y parece que matara toda la vida, pero de las cenizas siempre renace la vida. Al igual que el fuego en el bosque, nosotros vivimos experiencias que en un primer momentos nos parecen terribles y dolorosas, pero que finalmente nos hacen madurar y crecer.
Saludos Eva y que este año 2009 hayan muchos más viajes.

Ricardo J. Román dijo...

Vaya, que tristeza la imágenes y lo que escribes. Este tipo de catástrofes son muy tristes. Yo adoro la naturaleza y no hay algo que me desilucione que ver un bosque así :(

Besos.

Ralph dijo...

La verdad que es una lástima que tanta belleza se pierda por un descuido o un acto premeditado de personas que no llegan a comprender el daño que hacen al paisaje y al medioambiente. En Canarias por su pasado volcánico tenemos una especie de pinos autóctona que después de un incendio puede volver a brotar lo que hace más fácil recobrar el paisaje devastado. Saludos y gracias por el premio a mi anterior comentario.

Felito d`lira dijo...

son unas imagenes escalofriantes,
no he podido controlar mi tristeza,
siempre nos dicen que despues de las cenizas hay vida.
mi pregunta es ¿cuanto a de pasar en mi vida para ver vida en un monte quemado?.

un abrazo eva.

Anónimo dijo...

Querida Eva:
Es una experiencia muy triste pasar por un bosque quemado… Y aun peor si lo conoces y otras veces has pasado por sus frondas y su vida…Todos lo sentimos y haces muy bien en plasmarlo en estos trocitos tan emotivos de tus viajes… Como dices, la alegría nos la dan esos brotes que como hijos de la catástrofe, nos abren el camino de la esperanza…
Javier Morera

Jairo dijo...

Es muy triste ver esos sitios desolados.
Yo lo vivi en mis carnes en un monte cercano a mi pueblo. Y fue muy triste ver la gran mancha negra que quedo, pero como no hay mal que por bien no venga, tambien he podido aprender y ver que la vida se habre paso y desde hace muy poco esa mancha negra despues de muchos años ha ido desapareciendo y convirtiendose en una preciosa mancha verde, ahora solo hacen falta los arboles