miércoles, 10 de junio de 2009

El nuevo camino… una gran aventura…

El nuevo camino… una gran aventura…

Decidimos volver por otro camino, nos adentramos en un bosque de pinos, el pinar que protegía a la fortaleza tiempo atrás… es un paisaje bonito…
Vamos rodeando al castillo, aún se ve potente, aunque el paso de los años lo seguirá debilitando y erosionando… y así, el castillo de Peñaflor será invisible para los escasos viajeros que vengan por estas tierras en el futuro… sólo quedará en el corazón de guerreros y ancianos… y por último se perderá en el olvido como tantos otros lugares y personajes… así es la vida… efímera como la flor en primavera…



Es una pena que no apreciemos más nuestro pasado y el tiempo… que se nos va de las manos, sin apenas disfrutarlo…




Conforme caminamos, nos alejamos de la fortaleza… y nos adentramos en las dunas del desierto…




Los pinos se han quedado atrás… el tomillo y el romero nos envuelven en su aroma, parece que el camino nos lleva rápido y directo hacía el coche… ¿habrá sido una buena decisión?...
Como cerca esta el campo de tiro de las Bardenas, nos encontramos con un proyectil que no ha explotado…



Tras una larga caminata, cuando ya estamos muy cerca del coche, nos encontramos una gran barranco con agua que obstaculiza el camino… al ser un desierto, el terreno esta muy erosionado, y este es el único acceso para pasar el cauce… así que sin pensarlo dos veces, decidimos volver a encontrar el camino que nos ha guiado hasta el castillo…





Andamos, buscamos y reandamos… subimos y bajamos… la preocupación sustituye a las acostumbradas risas… la luz va menguando y no logramos encontrar el paso anterior… las Bardenas estan formadas por mil laberintos cuyo destino es un profundo barranco inaccesible…
El sol se empieza a ocultar… sólo nos queda una solución retomar de nuevo el camino de vuelta y pasar por el gran barranco, formado por las últimas lluvias… con los últimos bostezos de sol, encontramos la pista que nos conducirá de nuevo al “charco”… caminamos deprisa, luchando contra el tiempo… y nos rendimos a la mojadina y al fango… ¡¡Que bien se lo pasarían los jabalíes!!






Pasamos de la mano, para evitar resbalones en el fango y con decisión, ya que las botas se hunden en el barro. El agua esta fría y es una sensación desagradable por estar hasta la rodilla en esta agua pantanosa…






Por ser de noche, la impresión es más tenebrosa… Hacemos unas fotos para recordar este momento tan peculiar, con el cual desde entonces, siempre estamos bromeando…
Después de todo ha sido una gran aventura, durante el corto trayecto al coche, nosotros tres, no paramos de bromear y reír…
En el coche, nos cambiamos de calcetines y calzado y sabiendo que nunca lo olvidaremos, nos vamos entre risas a casa.






Ahora ya podemos limpiarnos las botas del lodo… y sacar alguna rana desorientada…





Hasta pronto querid@s amig@s!!








PD1: Muchas gracias por visitarme y comentarme, vosotros dais vida a este blog… os merecéis un regalo, así que a partir de ahora entregaré un premio al mejor comentarista (realizado por Fair Lady, gracias por permitirme su uso, linda :))… lo publicaré al final de cada post, cuando haya publicado el siguiente. ¡¡SUERTE!!







Comentarista ganador del post anterior:


Gracias por vuestra agradable visita, me encantan vuestras simpáticas, dulces y cariñosas palabras…
Esta vez el premio es para mí querido amigo, Ryoga. Gracias por tus agradables palabras .

Aquí tenéis su comentario, espero que os guste:


“Una excursión muy bonita. Tienes razón en que deberían conservar mejor el castillo porque parece un sitio interesante y seria una pena que acabase desapareciendo. Besos!.
Ryoga”


19 comentarios:

Isabel dijo...

me recuerda ese castillo a la fortaleza que hay en el pueblo donde trabajo , también se está perdiendo con el tiempo.
impresiona el proyectil sin explotar ... que miedo

un beso

Ryoga dijo...

pues si que este regreso fue toda una aventura,ahora es una buena anecdota para recordar.que curioso eso de encontrarse un proyectil que no habia explotado.
me gusto mucho el post,besos!

davidlazaf1 dijo...

Veo que sigues con las excursiones, por lo que veo te lo pasas pipa.
saludos

Herodoto dijo...

Estupenda entrada, como siempre, Eva.

En cuanto a la bomba... parece muy oxidada y el modelo creo que no es actual. ¿No sería una bomba de la Guerra Civil...?

Perdona el comentario tan bélico, pero ya sabes que enseguida salta el historiador que llevo dentro y la Guerra Civil es un tema horrible... pero apasionante.

Almendra Puck dijo...

Menos mal que al final acabásteis riéndoos de todo!! Qué miedo debe dar la noche en el desierto... pero qué gran aventura!!

Un abrazo!

Olga dijo...

Querida Eva:
Verdaderamente fue una aventura...
no se porque pero parece que este unido a nuestras excuersiones, el tener siempre anecdotas y curiosidades en nuestro entorno...
también puede ser que nosotros lo propiciamos.Bonito post.Besicos.
Olga

Artemisa dijo...

Hola Isabel!!

Que lástima que se pierda nuestra historia... ¿En que pueblo trabajas?...

Sí que impresiona, si :)

Besos!

Artemisa dijo...

Hola Ryoga!!

Me gusta que te guste :)
Fue una gran aventura que nunca olvidaré...

Besos!

Artemisa dijo...

Hola David!!

Me alegro de verte por mi rinconcito :)
Siempre que podemos nos escapamos al monte... es muy divertido disfrutar de la vida...

Besos!

Artemisa dijo...

Hola Enrique!!

Me alegro que te guste, siempre es grato recibir tu bonito comentario :)

No creo que sea tan antigua... estaba a unos 100 metros del campo de tiro...

Besitos!

Artemisa dijo...

Hola Almendra!!

Sí, da un poco de miedo la noche en la montaña... sobretodo por que es cuando salen los animales... pero después de pasar el barranco, no parabamos de bromear y reír... en fin fue un Ratico Inolvidable.

Besos!

Artemisa dijo...

Hola mamá!!

Tienes razón, rara es la excursión en la que no pase algo... que agradable es salir al campo en tu compañia^^

Besos,
Tu hija que te adora

DGV dijo...

Muy chulas las fotos, como siempre, pero... es habitual encontrarse por allí con proyectiles como el de la imagen?? XDDDDDDD

Besos.

Javier M dijo...

Querida Eva:
Es cierto que siempre nos encontramos con alguna circunstancia que nos hace tomar
decisiones o “aguantar”algo inesperado… Esa es parte de la magia de una excursión…
donde nos tenemos que enfrentar “un poco” a esa naturaleza tan potente y misteriosa…
¿Quién nos iba a decir que precisamente en el desierto de las Bardenas tendríamos que
cruzar un barranco agua a la rodilla…? Pues así de imprevisible es nuestro planeta…
por eso en estos caminos del desierto no se hacen puentes… Por eso nos gusta tanto este
tipo de escapadas… Por eso nos lo pasamos tan bien… Cuando ves las fotos recuerdas
lo divertido… ¡Pero limpiar las botas no fue nada gracioso!
Javier Morera

Artemisa dijo...

Hola David!!

Me alegro que te guste :)
Nunca habíamos visto un proyectil, lo que más abundan son los cartuchos de cazadores... y alguna bala de los entrenamientos militares...

Gracias por tu siempre visita ;)

Besos!

Artemisa dijo...

Hola papá!!

Me ha encantado tu comentario, tienes toda la razón... esas pequeñas cosas, hacen que una excursión sea una gran aventura, por eso me encanta ir a la montaña... a saber lo que nos espera...
¿Recuerdas el regreso de noche por el misterioso bosque del Betato?... y cuando descubrimos esa balla rota... que miedo pasé :S

Pero fue un gran día que nunca olvidaré...

Besos,
Tu hija que te quiere

D' Gaviota dijo...

Hermoso!!!
Se ve que fue un viaje de aquellos llenos de diversas emociones y por lo tanto, inolvidables! =)
Aunque mi mamá no me dejaría entrar a la casa con las botas enlodadas... =D
Espero que tengas una bella semana!
Saludos saturnianos!
Gracias por todo Eva.
Hasta la próxima!
=^^=

Bardenas ya! dijo...

Hola, estamos haciendo un estudio sobre los accidentes en el polígono de tiro de Bardenas y nos hemos encontrado con tu bomba por casualidad. Te importa que compartamos la información y la foto?

Eva Morera dijo...

Hola! Podéis compartir la foto y la información sin problemas. Un abrazo!!