jueves, 8 de enero de 2009

Huesca, una ciudad amiga

Huesca, una ciudad amiga

En estos días de Navidad hemos aprovechado para hacer una visita a la bonita y cercana ciudad de Huesca que tantos recuerdos nos trae… Comenzamos el día tomando un delicioso chocolate con churros en la famosa “Granja Anita”…




Para continuar con el buen sabor de boca y aprovechando el calor de la buena armonía cruzamos la amplia plaza de Navarra, atravesamos la calle Galicia, las “Cuatro Esquinas” y nos adentramos en el Casco Viejo de Huesca. Llegamos al Ayuntamiento, en frente la Catedral y entre medio de los dos grandes poderes se encuentra una pequeña y solitaria plaza, anteriormente protagonista de mil juicios y fiestas…



En el interior de la Catedral vimos un museo con importantes piezas de distintos lugares… me encanto el altar del Castillo de Montearagón restaurado recientemente (Aún recuerdo el precioso atardecer rojizo que presenciamos desde sus románticas ruinas…)

Subimos por las estrechas escaleras de caracol, de piedra que ascendían por el interior de la esbelta torre de la Catedral de Huesca… llegamos al piso en el que cuelgan las ocho campanas, menos mal que no nos arrullan con su repicar… nos elevamos hasta lo más alto y desde allí la vista es espectacular… se ven los pináculos de la Catedral, la ciudad con sus rojos tejados, las montañas que nos llaman… es maravilloso…




También nos sumergimos en el Museo provincial, nos cuentan la historia de la “pajarita” el actual símbolo de Huesca… vemos un cuadro que fue regalo de bodas de un pintor a su enamorada al casarse con otro pretendiente… de cerca parece una cosa y de lejos se ve otra muy distinta… (No dejéis de verlo cuando vayáis a Huesca)

Bajamos a la sala de La Campana donde nos relatan la espeluznante historia de la Campana de Huesca, ya la conocía pero mientras la escuchaba en esa estancia de piedra… un escalofrío recorrió mi cuerpo y una mueca de dolor surco mi rostro… Mientras mi padre nos hace fotos para el recuerdo… ¿Cómo entender el reino de Aragón sin estos avatares históricos?




Para finalizar la mañana recorrimos el bello claustro de San Pedro, los capiteles eran muy hermosos… también visitamos la tumba de Alfonso el Batallador…



Después de comer recorrimos las murallas que rodean algunas zonas de esta ciudad… anteriormente protegida por noventa torres de las que actualmente sólo se conserva una, es una lástima que esté tan derruida pero cumplieron su función en las múltiples batallas que se libraron en estos lares…

Me maravillé al entrar en San Pedro el Viejo, una de las primeras construcciones románicas de Aragón… por lo tanto se puede apreciar este arte en estado puro.

Volvimos a ver el claustro esta vez con una cortina blanca compuesta por grandes copos de nieve… precioso…




Me pareció muy curiosa la forma de la fachada de la Iglesia de San Lorenzo, asemejaba una parrilla, en la que asaron vivo a este santo que es el patrón de Huesca.
Por la noche esta muy bonito todo iluminado y lleno de lucecitas de navidad…




Regresamos al Museo Provincial para detenernos en la prehistoria y adentrarnos en la amplía habitación de Petronila, situada a unos dos pisos del salón de La Campana… desde una de las ventanas de esta estancia, descubrimos un manto blanco sobre las calles… la nieve va cubriendo todo…




No hay que olvidarse del coqueto y entrañable parque céntrico de Huesca, en el que conviven multitud de especies vegetales y animales… es una maravilla…



Espero volver más veces a nuestra cercana Huesca… en vuestra compañía…


¡¡Hasta pronto!!



PD1: Muchas gracias por visitarme y comentarme, vosotros dais vida a este blog… os merecéis un regalo, así que a partir de ahora entregaré un premio al mejor comentarista (realizado por Fair Lady, gracias por permitirme su uso, linda :))… lo publicaré al final de cada post, cuando haya publicado el siguiente. ¡¡SUERTE!!




Comentarista ganador del post anterior:

Gracias por vuestra agradable visita, me encantan vuestras simpáticas, dulces y cariñosas palabras…
Esta vez el premio es para mí preciado y querido amigo Enrique. Gracias por envolverme en tu cariño, y regalarme tan amables palabras y esa historia tan bonita…

Aquí tenéis su comentario, espero que os guste:

“Yo no te he deseado nada, te he regalado una historia. Pero si quieres un deseo, que las alas de la amistad y el amor se desplieguen sobre tí y los tuyos en medio de la Naturaleza, que bien lo merecéis.

Miles de besicos.
Enrique, (Caballero medieval)”




16 comentarios:

Helènic Glauc dijo...

El 24 de diciembre también pasamos por Huesca en nuestro camino a Euskadi. Y la verdad es que fue un poco por error, porque hoy en día con las autovías que hay no es forzoso el hecho de atravesarla. Me parece una ciudad muy hermosa, que he visitado con tranquilidad sólo un par de veces; però ahora, con este recorrido que nos regalas, me entran ganas de volverlo a hacer.
Las fotografías son muy bonitas.
Saludos.

Herodoto dijo...

Muchas gracias por el premio al mejor comentario de la última entrada del año 2008. En agradecimiento, te regalaré otra vieja historia de nuestro viejo Aragón...

"El rey don Ramiro II, sucesor de su hermano Alfonso I el Batallador, que reconquistó Zaragoza y otras muchas e importantes ciudades y plazas a los musulmanes, se casó con la princesa Inés de Poitiers y tuvo una hija, la infanta doña Petronila, a la que prometió en matrimonio al conde de Barcelona don Ramón Berenguer IV cuando la niña no había cumplido aún un mes... Una vez sosegado y pacificado el reino de Aragón y muerta su esposa, dejó Ramiro las tareas de gobierno en manos del conde catalán y se retiró al monasterio oscense de San Pedro el Viejo, donde murió poco tiempo después... Su labor había permitido al reino sobrevivir en un momento extremadamente delicado, con una nobleza levantisca y siempre a punto para alzarse en contra de la corona y con unos territorios todavía en gran parte en manos musulmanas...


La capilla del claustro donde reposan sus restos es la de San Bartolomé, la más antigua del monasterio, y durante mucho tiempo se utilizó para la realización de exorcismos a personas que se suponía endemoniadas en una época en la que la medicina psiquiátrica no estaba desarrollada y no sabía identificar enfermedades como la epilepsia o las convulsiones nerviosas. Dice la leyenda que del techo de la capilla colgaban los familiares de los exorcizados cuerdecitas de las que pendían las pequeñas piedras expulsadas por la boca por los pobres enfermos, piedras que se identificaban con los demonios que moraban en su interior y que quedaban para siempre en la capilla de San Bartolomé, vigilados por la presencia de una impresionante estatua del arcángel San Miguel alanceando al Diablo rendido a sus pies... En la misma capilla, ya en el siglo XIX, fue enterrado frente a su hermano don Ramiro el rey Alfonso I el Batallador, que desde su muerte en 1134 reposaba en la abadía de Montearagón, que dista apenas 5 km. de la ciudad de Huesca.

Por otra parte, el propio monasterio de San Pedro el Viejo es uno de los pocos conventos románicos que se conservan en el interior de una ciudad y es realmente magnífico: su claustro posee una fabulosa colección de capiteles historiados donde los monjes podían literalmente leer la historia de Cristo a través de las imágenes representadas en sus columnas...

También pueden visitarse las salas del palacio real de Huesca donde se desarrolló la leyenda de la Campana, incluso el mismo lóbrego salón donde fueron decapitados los nobles levantiscos bajo la mano del verdugo real y cuyas cabezas fueron colocadas en círculo en el suelo mientras sobre ellas colgaba la del principal instigador de las revueltas nobiliarias contra el rey. Dicen quienes viven cerca del palacio (hoy Museo Provincial) que por las noches pueden escucharse aún los lamentos de los nobles decapitados implorando el perdón del rey monje..."

Inquietante... ¿verdad?

Miles de besicos

Enrique (Caballero medieval)

D' Gaviota dijo...

Hermoso Huesca... acá tenemos un pueblecito que se llama Huesca... cuando te leí de repente dije, ah caray, vino tan lejos! jaja, no t creas.
Por lo que se ve conociste nuevamente lugares muy bellos, las fotos me gustaron muchísimo, sobre todo la panorámica.
Espero que nos sigas deleitando con tus fotografias y relatos de cada lugar que conoces, es muy muy grato.
Saludos saturnianos!
X cierto... ahora si puedo escuchar la musik, es hermosa.

Ricardo J. Román dijo...

Pues, la verdad es que están muy lindas las fotos. Se ve que lo disfrutaste por lo que has comentado.

Besos.

Anita dijo...

Hola Eva! Me ha encantado el viaje a Huesca. Cuanta Historia tiene, ¿no?

Me ha hecho mucha gracia la primera parada en la cafeteria "Granja Anita". Si pareciera que fuese mia!!! puesto que soy Anita y de 1º apellido "de la Granja" (curiosa casualidad):D

Creo q tendré q visitar esa ciudad tan llena de cosas para ver. Me tiene intrigada lo del cuadro y la historia de la campana. Ya nos la contarás, o sino habrá q visitar Huesca personalmente. Con lo q cuentas seguro q merece la pena pasar un ratico inolvidable por allí.

Muakks a la familia viajera.

Anónimo dijo...

Querida Eva:
¡Cuantas veces hemos pasado al lado de Huesca, camino de nuestras montañas, rápido y con la ilusión de una nueva excursión… sin parar a detenernos en sus museos, sus gentes, sus historias y sus plazas…!
En este “Ratico Inolvidable” que uniremos en la memoria a otros muchos, dimos un poco de tiempo a este enclave magnifico de la geografía y la Historia de Aragón… Lo pasamos bien, como siempre, es fácil ser feliz junto a gente tan maravillosa… Los monumentos, la nieve en el claustro y en el parque… el chocolate… INOLVIDABLE…
Javier Morera

Olga dijo...

Querida Eva:
Preciosos sus monumentos… sus plazas… su parque… ¡Como no la Granja Anita!... Inolvidable la nevada que cubrió todo de blanco.
Huesca siempre nos recordará, unas vivencias únicas que nos unen y hacen que esta ciudad aparezca a nuestros ojos más bella.
Olga

DGV dijo...

Estupendos ejemplos medievales... los capiteles de los claustros siempre tienen encanto, más aún si te pones a desentrañar lo que cada uno cuenta...

Un besooo.

Almendra Puck dijo...

Qué bonita panorámica de Huesca la que vemos en la tercera foto y qué entretenido tu viaje, como siempre!
Y qué suerte ver los copos caer, en la televisión han dicho que en Sevilla podía nevar... sería precioso ver la Giralda nevada, pero no creo que este sea el año, aunque, si así fuera, prometo foto!!

Lobadiz dijo...

Buff! Cuanto tiempo Artemisa!
La verdad, he estado pasando bastante del blog, pero no me olvido ehhH! :D

Cuando veo tus fotos me encantan, cada vez me descubres un mundo nuevo, los cuales describes genial. Que familia más bonita! :D De verdad, tienes mucha suerte. Aunque solo sea por viajar tanto, ya es precioso :)

Te puedo hacer una pregunta? Es que a mi me gustan todas esas tierras, pero mi corazon duele cuando pienso en estar allí... no sientes claustrofobia sin ver el mar? Buff, supongo que si miras al horizonte lo puedes imaginar no?

Al menos teneis nieve! Yo solo la he visto una vez, y para eso no la recuerdo. Es bonita la nieve? Como es de dulce? Siempre quise probarla...
:D


Besos :D

Adán: Jaque "the Godfather" Reloaded dijo...

Hola


pues me gusto mucho la verdad, esa ciudad, pero me quede con una duda

cúal es la historia de la campana de Huesca?

bueno tal vez ese sea una detalle importante que me hace falta conocer para disfrutar completa la aventura.

Bueno espero que toda vaya bien


un saludo
bye

ValEnTiN dijo...

Gracias Evita por mostrarnos los encantos de esta ciudad; un fuerte abrazo te dejo al tiempo que te deseo lo mejor en este año que apenas se estrena en el calendario.
Hasta pronto!!! :)

Herodoto dijo...

Adán, la historia de la Campana de Huesca es esta:

"Corría el año 1134 y el reino de Aragón estaba sumido en el caos. El gran Alfonso I el Batallador había muerto, sin tener hijos, en el asedio de la ciudad musulmana de Fraga dejando sus conquistas en herencia a las Ordenes Militares del Hospital de San Juan, del Temple y del Santo Sepulcro de Jerusalén, algo que significaba la desaparición del reino y que, por tanto, la nobleza aragonesa no podía consentir. Condes y barones se vieron obligados a otorgar a los caballeros templarios y hospitalarios importantes territorios y castillos a cambio de su renuncia al testamento del Batallador y, a falta de un heredero para la corona, resolvieron ofrecérsela al hermano pequeño del difunto monarca, el infante don Ramiro, que era monje benedictino y obispo electo de la localidad de Roda de Isábena, pero también el único descendiente vivo del rey legítimo Sancho Ramírez.

Ramiro II aceptó la corona no por ambición personal sino por el bien del reino, pero muy pronto se hizo patente su falta de experiencia y su debilidad política, de tal manera que algunos de los mismos nobles que lo habían aclamado comenzaron a burlarse de su autoridad y a desobedecer sus órdenes, manipulándolo a su antojo. Lo llamaban a sus espaldas el rey monje, o el rey cogulla (aludiendo a la tonsura clerical que hasta poco tiempo antes había lucido en su cabeza) y aprovechaban cualquier oportunidad para desacreditarlo.

La situación del pobre rey, acorralado por sus propios nobles y consciente de su incapacidad para gobernarlos, llegó a ser insostenible y Ramiro II ordenó a un mensajero que llevase una carta para pedir consejo al que había sido su maestro en sus años de vida monacal: el abad del monasterio francés de San Ponce de Tomerás, la única persona en quien podía confiar el monarca. El emisario llegó al monasterio y entregó al abad la carta del rey. El anciano la leyó, sonrió y se dirigió al huerto del cenobio, pidiéndole al mensajero que lo siguiera. Una vez en el huerto el sabio abad se dirigió a un hermoso plantío de coles que allí se cultivaban, pidió al hombre su espada y fue cortando con ella aquellas coles que sobresalían por encima de las demás. Luego dijo al sorprendido emisario: “ahora ve a Huesca y cuéntale al rey lo que has visto”.

Así lo hizo. Una vez ante el impaciente monarca, el mensajero contó cómo se había desarrollado la entrevista y de qué modo el anciano monje había cortado las coles del huerto. El rey don Ramiro no era tonto y comprendió inmediatamente el mensaje. Convocó en el palacio real de Huesca a todos sus nobles, condes, barones y tenentes de los distintos feudos y castillos del reino de Aragón y les dijo que quería “forjar una campana cuyos tañidos se escuchasen en todos los rincones de mi reino”. Al saberlo, muchos nobles se burlaron de esta nueva locura del monarca, pero acudieron a Huesca divertidos para ver cómo continuaba la broma.

Sin sospechar la desgracia que se abatía sobre ellos los nobles fueron conducidos a una gran sala del palacio, donde la guardia real los detuvo y fue decapitando uno tras otro mientras el rey colocaba en el suelo las cabezas de los 14 nobles rebeldes que más se habían burlado de su autoridad. Ya no sonreían. Sin embargo, a la macabra campana le faltaba un detalle: el badajo. Ramiro II hizo decapitar entonces al que se consideraba como el principal instigador de las rebeliones contra su persona y que no era otro que el mismísimo obispo de Huesca. 15 fueron los traidores ejecutados. Y demostró el rey que tenía razón: los tañidos de aquella terrible campana se escucharon en todos sus dominios, jamás volvió a sufrir las burlas ni el descrédito de la nobleza...

... “y con estos muertos, sosegó su reyno”

Adán: Jaque "the Godfather" Reloaded dijo...

interesante.

gracias

libra dijo...

Me encanta como nos explicas cada detalle de tus excursiones. Bonito lugar también Huesca, pero lo mejor es saber apreciar la belleza en cada rincón y tú lo haces, muchas gracias por querer compartirlo. Un besito.

José GDF dijo...

Hola, Eva.

Me alegro mucho de que me hayas mostrado una ciudad tan bonita como Huesca, más que nada porque, al menos, una vez al año, voy a Alfaro (la Rioja) a ver a la familia de mi novia, y no queda demasiado lejos de allí.

De hecho, como también tiene familia cerca de Ejea de los Caballeros, se puede hacer una escapada. Supongo que no será más de una hora de coche.

Lo bueno es que no tendré que ir a ciegas por los lugares de interés turísticos de Huesca, pues ya nos has explicado con bastante detalle tu ruta.

¿Has pensado en trabajar de guía turística? ;-)

Es broma, Eva. Bonita entrada y bonita ciudad.

Un beso!