lunes, 10 de agosto de 2009

Un Olmo muy especial…

Un Olmo muy especial…

Comenzamos nuestro recorrido por Soria visitando un montón de monumentos que esta ciudad guarda entre sus calles y árboles…






El celebre parque de la Alameda, también esta lleno de árboles… que son monumentos…





Y no sólo hay árboles…





Pero lo que más nos llamó la atención fue la cantidad de versos y poesías que encontrábamos por las estrechas calles, plazas, monumentos… hasta en bellos pavimentos…
Era como pasear entre poetas… guiados por sus románticas plumas…







Hasta los anuncios comerciales utilizaban versos y leyendas…






Así que entre arte y lírica nos enamoramos de la ciudad de la poesía y nos acercamos a uno de nuestros objetivos…

El lugar que sin duda más me gusto de Soria es el recuerdo entrañable que le han dedicado al Olmo Viejo.
Es un merecido homenaje a este viejo árbol que tanto nos recuerda al insigne poeta Antonio Machado, desde el cual, tiempo atrás le dedicaba tiernas poesías a su enferma amada… a su eterna Leonor…

Actualmente el Olmo esta muerto y carcomido… pero eso es lo de menos… estar ahí, verlo y leer el poema que le dedico Machado… es tan romántico que me emocionó… me fascina estar en un lugar tan especial y entrañable…
Y hay que felicitar a los sorianos por su sensibilidad, agradecimiento y reconocimiento a poetas que no nacieron allí pero sí amaron en esa tierra…





Como todos sabéis, Machado hace una comparación del Olmo con sus sentimientos hacía Leonor… su mujer esta a pocos pasos de la muerte… ¡Es triste pero preciosa…!


“Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.”



Al lado de este gran olmo, esta el cementerio de Soria, donde se encuentra la tumba de Leonor Izquierdo, la mujer de Antonio Machado… también fue un gran momento visitarla…







“Mi corazón, espera también hacía la luz y hacía la vida,
Otro milagro de la primavera”.


Esta todo muy bien cuidado y a todos nos acompañan los bellos versos de Machado…

Desde este sobrecogedor lugar… invadida de mil sentimientos… me despido…

Hasta entonces os dejo mil besitos llenos de amor…








PD1: Muchas gracias por visitarme y comentarme, vosotros dais vida a este blog… os merecéis un regalo, así que a partir de ahora entregaré un premio al mejor comentarista (realizado por Fair Lady, gracias por permitirme su uso, linda :))… lo publicaré al final de cada post, cuando haya publicado el siguiente. ¡¡SUERTE!!







Comentarista ganador del post anterior:


Gracias por vuestra agradable visita, me encantan vuestras simpáticas, dulces y cariñosas palabras…
Esta vez el premio TAMBIÉN ES para mí querido padre que además de un fiel seguidor de mi blog, se ha empeñado en llevarse todos los premios... eh!! Vosotros esmeraros un poco más ;)


"Querida Eva:
¡Que bonito ese “ratico inolvidable” que tras un día de emociones y recuerdos, nos abrigamos, salimos de las pequeñas luces del campamento y miramos a las estrellas!...
Te vas acostumbrando a ellas y parece que las conoces… se ven unas grandes y cercanas… otras pequeñas y tímidas…
¡Qué bonito cuando piensas que la luz que llega de ellas salio antes de que nosotros existiéramos!
¡Que bonito pensar que cuando no estemos seguirá llegando su luz!
¡Que bonito es tener la oportunidad de vivir y ver las estrellas!
¡Gracias por tus premios!…
¡El premio es ver las estrellas con personas como tu!
Javier Morera”


6 comentarios:

Ryoga dijo...

nunca estuve en Soria pero parece una ciudad muy bonita.yo nunca he visto en ninguna ciudad que en plena calle tengan escritas poesias.a mi me parece muy bien que hagan eso,es un atractivo aliciente turistico.
muy interesante el poema de machado,que bien poder visitar ese lugar.me gustó mucho el post
besos!

Javier M. dijo...

Querida Eva:
¡Que entrañable momento cuando visitamos ese olmo… la tumba de Leonor…!
¡Palpamos el amor de Machado en el ambiente!... Sentimos la poesía… el recuerdo… ¡Se te ensanchó el corazón y las pupilas! ¡Que suerte tendrá el poeta que te enamore…!
¡Que buenos momentos… que nunca olvidaras!
¡Y que suerte que me des tantos premios!...
¡Y que celos tienen todos!
Javier Morera

Ralph dijo...

Como siempre otro post fácil de leer y lleno de contenido donde las palabras se combinan perfectamente con los paisajes y nos hacen sentirnos como si hubiesemos ido tras de tí recorriendo esos paisajes de Soria, un saludo.

Miguelo dijo...

que entrada mas tierna y bonita. ays... y eso q la primavera ya pasó jjj

Lobo Astur dijo...

Hola Eva:
Cuando veo tu blog, no se si me das envidia o nostalgia.
Me traen recuerdos de mi niñez,como el jabón Heno de Pravia.
Añorada juventud, pues eso a disfrutarla, que para eso eres joven.
Un abrazote de Lobo, bueno porque voy a ser tacaño, que sean 11 abrazotes de lobo, tantos como días llevamos de este mes.

P.D.
(que bien se siente uno cuando es generoso)

Olga dijo...

Querida Eva:
¡Que bonita Soria!
y al lado de buena compañia,se aumnentan los buenos recuerdos.
Gracias al amor a la poesia Soria
ha mantenido y hecho posible el
recuerdo a Machado con su OlmoViejo
Nos ayuda a sansibilizarnos.
A ser mas espirituales.
A leer y sentir la poesia,como
un alimento del alma.
Se aprecia muy bién en tus vivencias,con las que nos deleitas,
haciendo unos agradables raticos inolvidables. Un beso Olga.