sábado, 31 de marzo de 2012

El violín


Siguiendo con la visita al precioso Museo Romántico de Sitges… quiero dedicarle un post a ese objeto tan delicado que tantos misterios guarda entre sus cuerdas… a ese violín que cambio el destino de Isabel… delicadamente decorado y traído de lejanas tierras del norte:



Había llegado la noche… tan sólo quedaban unas horas para celebrar su matrimonio con aquel hombre al que habían elegido sus padres es decir, un desconocido para ella… casi estaba todo decidido… tan sólo faltaba su opinión… pero poco importaba, nadie le había preguntado… así que, sin rendirse, esa noche colmada de estrellas, Isabel, estaba decidida a cambiar su destino… de hurtadillas y con la capa encima de su camisón blanco de seda, salio corriendo por las estrechas callejas… y acompañada por el rugido del mar se adentro por una senda poco transitada llena de vegetación hasta llegar a la casita de una viejecita que todos conocían como la hechicera de Sitges… para sorpresa de Isabel, la hechicera la estaba esperando… sin tiempo que perder, le contó que era la última noche antes de su boda con un hombre que desconocía… iba a ser otro matrimonio de contrato, sin tener en cuenta el amor… la hechicera sonrió y le dijo: -Isabel… eres una chica muy valiente… tu único problema es que tus ideas y tu forma de pensar no corresponden con la época en la que te ha tocado vivir… pero gracias a personas como tú, que no se cansan de luchar… dentro de unos años, el matrimonio dejará de ser un contrato… y así trascenderá el AMOR…
Isabel se quedo pensativa y le contesto: Hermosas y sabias son tus palabras… espero que sea como dices… pero por favor necesito tu ayuda… no quiero casarme sin conocer el verdadero amor… el amor del bueno… prefiero morir antes que ser una esclava…

La hechicera, al ver la tristeza de la hermosa joven, decidió ayudarle… se adentro en sus aposentos y tras unos minutos, salio con una bolsa de terciopelo azul… y mirándole directamente a los ojos le dijo: -Isabel, si tan decidida estas a cambiar tu destino… debes saber que eso es muy arriesgado… y sólo tu eres la responsable de lo que ocurra… sólo tú, ganarás o perderás… por eso te pido, que antes de decidir, pienses con el corazón sin olvidar la razón…
Esta bolsa, contiene un valioso objeto, es un violín traído desde Holanda… es muy hermoso con sus delicados dibujos azules sobre el fondo blanco, parece frágil… pero en realidad es muy poderoso… entre sus cuerdas, se oculta una magnifica melodía… la melodía del amor… pero a la vez también guarda el terrorífico sonido de la muerte… porque está hechizado con el bien y con el mal… si realmente decides arriesgarlo todo por defender el amor, deberás entregar este violín al hombre que te va a desposar, bastará con rozar alguna de sus cuerdas y el violín en su lenguaje musical te transmitirá los sentimientos más profundos de su corazón hacía vos… si os ama… os enamorareis de él profundamente… pero, si por el contrario, no siente nada hacía vos… moriréis. Por ello insisto en que lo penséis bien, Isabel. Siento no poder hacer nada más, hermosa niña de los ojos negros… tan sólo os deseo mucha suerte.

Isabel estaba acostada en su lecho, abrazada al violín, sin dormir… sin parar de pensar… tenía que decidir lo que hacía con su vida…
A la mañana siguiente, las criadas, la vistieron con sus mejores galas… hoy era un día muy especial, iba a conocer a su futuro esposo… hoy era su gran día… se celebraría su boda… pero los pensamientos de Isabel estaban muy lejos de ese momento… parecía una muñeca manejada por todos… aún no había decidido nada…

Al final llegó el momento… llamaron a la puerta y apareció él… su fututo marido… era un apuesto joven. Los presentaron y los dejaron solos… Alejandro, que así es como se llamaba, no paraba de mirarla y admirarla… estaba embelesado… Isabel se abanicaba, y de pronto supo lo que quería hacer -Alejandro, ¿quieres que te enseñe mi lugar preferido, dónde paso miles de horas, sin percatarme del tiempo?... Alejandro acepto enseguida… lo condujo hasta la sala de música, en la que había gran variedad de instrumentos, partituras y libros… realmente era una estancia muy tranquila y acogedora… Alejandro estaba maravillado… su mirada se encontró con el violín hechizado… y exclamo: -¡Oh que violín! Es tan delicado y armonioso, como vuestra forma de moveros, hermoso como vos y frágil, como esa lágrima que se esconde tímida en vuestra triste mirada… siento que me llama… pero no me siento capaz de tocarlo… como tampoco merezco ser amado por una mujer tan valiosa… lo siento Isabel… desde hoy estoy a vuestros pies.

Ante estas palabras, Isabel se quedo paralizada… se había imaginado muchas escenas diferentes pero ninguna como aquella… su corazón comenzó a sentir algo por Alejandro… algo distinto… ¿sería amor?... no tenía palabras para confesar todo lo que pasaba en su corazón… instintivamente… cojio el violín y comenzó a tocar… nota tras nota… miles de notas… transmitieron los sentimientos de Isabel… Alejandro, tomo uno de los violines que había en la sala y comenzó a contestarle, la música se lleno de notas… los dos enamorados sintieron el autentico latido de su amor… se casaron ese mismo día… y nunca más se supo de ese misterioso violín… porque quedo guardado bajo llave en los aposentos de Isabel… nunca lo volvió a tocar… nunca supo que si en lugar de tocarlo su amado, lo tocaba ella… la melodía que saliera de él, hechizaría el corazón de Alejandro… o lo mataría de dolor… por eso cuando lo ví allí, en esa esquina, medio oculto por el arpa… mi corazón se emociono.



PD1: Muchas gracias por visitarme y comentarme, vosotros dais vida a este blog… os merecéis un regalo, así que a partir de ahora entregaré un premio al mejor comentarista (realizado por Fair Lady, gracias por permitirme su uso, linda :))… lo publicaré al final de cada post, cuando haya publicado el siguiente. ¡¡SUERTE!!



Comentarista ganador del post anterior:

Gracias por vuestra agradable visita, me encantan vuestras simpáticas, dulces y cariñosas palabras… han sido todos vuestros comentarios preciosos… mil gracias por acompañarme…
El premio es… para mi querida madre y amiga, Olga… Gracias por tu tiempo y por ser tan cariñosa!! Te adoro!!
Siempre me animan a seguir compartiendo “on line” estos “Raticos Inolvidables”… me quedan tantos por contar!!!!!!!
Aquí tenéis su comentario, espero que os guste:

“Querida Eva:
Adentrarse en el Romanticismo es tanto como cambiarse de chic y verte pasear por las habitaciones vestidas como esas damiselas de porcelana tan lindas tocando el piano o bien permanecer sentadas al lado del brasero escuchando recitar una poesía, mientras se oye el fondo de música de piano. Me resulta muy romántico.
El tiempo no iba tan deprisa como ahora. Todo era más tranquilo, había más tiempo para pensar y reflexionar, más paz... mas silencio... menos ruidos que te perturban y te confunden.
Vivir en esa época no deja de ser toda una aventura.
Olga”

2 comentarios:

Morgennes dijo...

Hola Eva!

Qué leyenda más bonita! Ya notaba en el ambiente los resquicios de la magia del amor en la sala de música...

Quizá esas vibraciones que se notan al visitar un museo como este tan sólo sean los sentimientos de esas personas que han amado, como tú, cada detalle de la sala y en forma de aire, un material intangible, invaden nuestro cuerpo haciéndonos sentir lo que hubo pasado...

Así es al menos, para mi, como el rumor del mar al atardecer, como una melodía inacabada, como tu risa...

Un beso!

Artemisa dijo...

Hola Salva!!

Que alegría verte por aquí!! ^^ me alegro que te haya gustado la leyenda que me inspiro ese lugar... ese delicado violín... era todo tan romántico... ;)

Me ha encantado tu comentario... estoy totalmente de acuerdo contigo... esa mezcla de sentimientos... es lo que revive el pasado... ¡¡Brindemos por seguir reviviendo momentos inolvidables con una compañía inmejorable!! ^^

Besicos!