viernes, 4 de mayo de 2012

San Chinés


El día amanece lluvioso, como era de esperar… pero todos tenemos mucha ilusión en compartir un día de excursión… los domingos (a parte de los jueves) son mis días favoritos, porque disfrutamos en la naturaleza y de una compañía genial… así que seguimos adelante y brindamos por lo que seguro va a ser, un Ratico Inolvidable…




En el coche escuchamos nuestras canciones preferidas y románticas, mientras los cristales se llenan de gotitas… cada vez nos adentramos más en la tormenta… las nubes ocultan al tímido y alegre sol… pero seguimos resplandecientes por la suerte que tenemos de poder ir juntos de excursión…



Al fin comenzamos a caminar por una senda… el paisaje esta verde, hermoso, lleno de vida… el cielo chispea de emoción… al vernos
felices en esos parajes tan solitarios…



Atravesamos una preciosa selva que da destellos por los miles de gotitas que decoran cada hoja, cada rama, cada pétalo de flor… es una imagen espectacular… ¡¡que bonito esta todo gracias a la lluvia!!



No podemos resistir subir a una gran roca que nos saludó a unos metros… allí arriba, nos sentimos más cerca del cielo…



Durante el camino, mi padre, tiene la idea de crear una leyenda entre todos… cada persona va ideando el personaje que quiere ser en la leyenda… sólo os adelanto que la historia se desarrolla en la época visigoda… en honor al entrañable lugar que vamos a visitar… la ermita de San Chinés… ¡¡aquí esta!!



Es un lugar muy recóndito y precioso… siempre es un placer estar allí… la tranquilidad nos sobrecoge…



Como comienza a llover de nuevo, buscamos un refugio para comer… y al fin, nos cobijamos en esa cueva de la foto… seguro que en la prehistoria era propiedad de algún habitante…



Me encanta la cascada que cae desde lo más alto de la montaña…



Continuamos subiendo hacía el pico Borón… pero en los últimos tramos nos encontramos con pasos complicados de escalada y decidimos regresar…



La tormenta nos quiere retener en esos parajes y descarga con fuerza sobre nosotros… pero al fin, conseguimos llegar al coche y regresamos a la contaminada ciudad…



Ahora, seca y con una taza de chocolate caliente en mis manos… no puedo dejar de pensar en ese misterioso bosque, en San Chinés, en las cuevas de Merlín… y en esa leyenda que íbamos creando en el camino…



HASTA PRONTO!!


PD1: Muchas gracias por visitarme y comentarme, vosotros dais vida a este blog… os merecéis un regalo, así que a partir de ahora entregaré un premio al mejor comentarista (realizado por Fair Lady, gracias por permitirme su uso, linda :))… lo publicaré al final de cada post, cuando haya publicado el siguiente. ¡¡SUERTE!!



Comentarista ganador del post anterior:

Gracias por vuestra agradable visita, me encantan vuestras simpáticas, dulces y cariñosas palabras… han sido todos vuestros comentarios preciosos… mil gracias por acompañarme…

El premio es… para mi querido amigo, Salva… Gracias por tu siempre agradable visita. En su blog podeís leer más sobre esta excursión que compartimos…

Siempre me animan a seguir compartiendo “on line” estos “Raticos Inolvidables”… me quedan tantos por contar!!!!!!!
Aquí tenéis su comentario, espero que os guste:

“Hola Eva!

Qué leyenda más bonita! Ya notaba en el ambiente los resquicios de la magia del amor en la sala de música...

Quizá esas vibraciones que se notan al visitar un museo como este tan sólo sean los sentimientos de esas personas que han amado, como tú, cada detalle de la sala y en forma de aire, un material intangible, invaden nuestro cuerpo haciéndonos sentir lo que hubo pasado...

Así es al menos, para mi, como el rumor del mar al atardecer, como una melodía inacabada, como tu risa...

Un beso!



4 comentarios:

Morgennes dijo...

Guau!

¡Esto si que no me lo esperaba! El premio del comentarista ^.^ Muchas gracias Eva...

Pasé un gran día en San Chinés, junto a ti y a tu sonrisa que algún momento de luz nos desveló por el camino... Pero las lágrimas de aquel "mundo perdido" caían con fuerza y estaban destinadas a marcar el ambiente melancólico de la divertida excursión.

No obstante, aquella "tormenta" de ideas respecto a la leyenda, menguó la tormenta que caía, como esa felicidad que irradias que mengua cualquier atisbo de infortunio doquiera que vas. ¡Gracias por llevarla a la excursión!

¡Un beso!

Ramiro dijo...

¡Viva las excursiones en buena compañía! ¡Viva el olor del bosque bajo la lluvia!

Artemisa dijo...

Hoolaaa Salva!! ^^

Me alegro de que al fin vinieras de excursión!! y de que te gustase ese lugar tan entrañable... gracias por tus palabras llenas de halagos y muchas gracias por tu ayuda en las dificultades del camino... ;)

Un besoteee!

Artemisa dijo...

Hoolaa Ramirooo!!!

Gracias por tu visita ^^ salir de excursión y con personas tan majas, es un gran regalo y la lluvía le da un toque muy romántico al paisaje ;)

Viva los amigos tan majos y montañeros como tu!!! ^^

Besicos!