martes, 8 de abril de 2014

Recordando la ermita de Santa Marina

¡Y llegó el domingo! Esta vez, el Sol nos saluda desde el limpio cielo azul… ¡ya teníamos ganas de volver a la Naturaleza…!  Hoy nos dirigimos al bonito pueblo de Loarre… comenzamos a caminar buscando las señales de “PR” (amarillas y blancas)


La senda poco transitada, va subiendo, a través del precioso “Cachicar”, ese bosque de robles que se denominan “cachicos” en aragonés antiguo…


Por un instante, nos desviamos del camino marcado y de casualidad, encontramos una senda muy pequeña que asciende de forma misteriosa hacía lo alto… el cartel nos indica que por ella se llega a la ermita de San Andrés… sin dudarlo, nos adentramos por ella… algunos tramos están casi perdidos y las telas de araña cuelgan de ambos lados del camino, dándole un toque tenebroso… el único sonido que nos deleita, es la dulce melodía de algún pajarillo solitario…


Continuamos subiendo, el Sol nos acompaña incansable… y por fin, llegamos a la ermita… tan sólo quedan las piedras de la base, como testigos de su existencia pasada… Ahora, la vegetación es la protagonista del lugar… ¡Que pena perder nuestro pasado!...


El lugar es maravilloso, de la pared rocosa cae una delicada cascada que salpica mil destellos bajo la mirada del Sol… y la senda esta decorada por Narcisos salvajes y mariposas multicolores… o quizás sean las hadas de la primavera…


Tras esta pequeña incursión al pasado, retomamos el camino señalizado… el musgo y las hiedras visten de verde algunos troncos, el boj da viveza y color… las delicadas flores alegran la primavera, el murmullo del agua se combina con el piar de los pajarillos, creando una melodía constante y perfecta… ¡Que bonito es poder sentir la Vida! ¡Que bonita es la Naturaleza!...


Y… tras superar el tramo más empinado, llegamos a la ermita de Santa Marina…


Las vistas desde allí, son espectaculares… a un lado el Castillo de Loarre y al otro, el pueblecito de Loarre, donde nos espera el coche…


Aún esta esa cruz de termino que tanto nos gusta…


Hace seis años, tal día como hoy, estuvimos en este lugar… y también lo compartí en mi blog… ¿Os acordáis?... ¡Ay! ¡Que jóvenes éramos!




HASTA PRONTITO AMIG@S!!


2 comentarios:

Priego dijo...

Hola Eva, una ermita con mucho encanto dentro de su sencillez. Los paisajes son impresionantes.
Un abrazo.

Mario dijo...

Hola Eva,

están dando ahora un programa de Loarre en la 2, y como estuve el fin de semana pasado visitando Huesca (soy de Bilbao) me puse a buscar fotos por Google y así aterricé en tu Blog. Muy chulas las fotos que tienes. Yo también tengo un blog livemyadventure.com... Enjoy... un saludo Mario :)